Los Arcángeles

Muchas veces se menciona en la Biblia a los ángeles como un ejército. Los arcángeles son, dentro del reino angélico, algo así como capitanes de su cuerpo de élite. Su tarea es siempre monumental. Recurra a ellos cuando lo necesite, sin dudarlo, cuando la situación lo requiera.

La Iglesia honra con culto litúrgico a tres figuras de ángeles especiales, que en la Sagrada Escritura se les llama con un nombre. El primero es Miguel. Su nombre expresa sintéticamente la actitud esencial de los espíritus buenos. “Mica-El” significa en efecto: “¿Quién como Dios?”. En este nombre se halla expresada pues la elección que hacen estos espíritus, de quedarse con Dios y no reconocer a nadie con igual autoridad. Él es quien comandó el ejército que luchó contra Satanás y los ángeles rebeldes y los venció echándolos del cielo en el principio de los tiempos, según el Catecismo Vaticano.

El segundo es Gabriel: figura vinculada sobre todo al misterio de la Encarnación del Hijo de Dios ya que anunció a María que estaba embarazada pero también, es un espíritu muy temible, ya que se adjudica en el Corán la destrucción de Sodoma y Gomorra. Su nombre significa: “Mi poder es Dios” o “Poder de Dios”.

Finalmente el tercer arcángel se llama Rafael.  “Rafa-El” significa: “Dios cura”. Él se ha hecho conocer por la historia de Tobías en el Antiguo Testamento , donde se hace pasar por hombre durante varias semanas, cura a un ciego, y elimina a un poderoso demonio. És el protector de la salud física.

Hay un cuarto arcángel, Uriel, retirado de la liturgia en la Edad Media, debido a que la gente le ofrecía -según los líderes religiosos de esa época- un culto “exagerado”, por lo que fue sospechado de demonio”. Su imagen fue tapada de los cuadros, sus capillas demolicas y su nombre borrado sistemáticamente de los libros. Sin embargo los investigadores lo han recuperado y muchas personas lo reconocen hoy aunque no sea “oficial”.

Quizás al traducir el nombre de Uriel pueda entenderse por qué había tanto resquemor en la Iglesia medieval, que prefería feligreses ignorantes y temerosos, de que este arcángel fuera querido por el pueblo. Su nombre, Luz de Dios, también es traducido como Sabiduría de Dios.

Es el interprete de juicios y profecías, el que transmite conocimiento, el patrono del trabajo, las organizaciones (gremiales, cooperativas, empresarias etc.), la ciencia, la política y la economía. En suma, del progreso humano.

GD Star Rating
loading...
tags: , , , ,

Sin Comentarios



Sé el primero en dejar un comentario!

Deja un Comentario